Camino del dolor

Camino del dolor

Transito por el camino del dolor y no logro pasar de la razón al corazón ……mi alma sufre…. ¿ que puedo hacer para consolarla ?

Deje que le ayuden sus amigos si se ofrecen, su ayuda le puede resultar útil.

Entienda que esa puede ser una manera de mostrar cómo se sienten, quizás no encuentren las palabras para decírselo.

La aflicción puede causarle un gran desgaste, sobre todo al principio. Su cuerpo necesita más que nunca descaso suficiente, alimentación adecuada y si se puede ejercicio sano.
Es conveniente efectuarse un chequeo con su médico de cabecera.

Es preferible que no tome decisiones tales como vender la casa o cambiar de trabajo hasta que pueda pensar con mayor claridad.

El duelo dura más de lo que generalmente la gente cree.
Las fechas que traen recuerdos de la persona querida reaviva el dolor año tras año. Determinadas fotografías, canciones o incluso olores pueden provocar que caiga una lágrima. Puede también experimentar cambios drásticos y repentinos en su estado emocional, y el deseo de evitar cualquier recuerdo del difunto puede alternarse con esfuerzo deliberado por cultivar esos recuerdos durante un tiempo.

Comprenda que para mucho de ellos esta es una situación embarazosa y por no saber es posible que digan cosas inoportunas.

El alivio que pueda experimentar con medicamentos o alcohol es solo temporal. Medíquese solo bajo control médico. Comprenda que la tragedia debe soportarse, sufrirse y finalmente asimilarse, pero si se retrasa artificialmente con medicamentos o alcohol puede aparecer un proceso que prolonga y distorsiona el comportamiento de su persona.

Al principio tal ves tenga que hacer un esfuerzo para volver a trabajar, ir de compras o realizar cualquier otra tarea. Pero debe sobreponerse y comprender que es beneficioso seguir con el programa habitual de actividades, dicho de otra forma, manténgase ocupado.

Por raro que le parezca, hay muchas personas temen dejar de sentir un profundo dolor por el fallecido pues creen que eso es señal de que su amor por él está disminuyendo.  No es así, la disminución del dolor da paso a recuerdos valiosos que sin duda conservará para siempre.

No se pregunte  “¿que va a ser de mi ?” no se preocupe tanto por vivir el día siguiente. Vivir concentrándose en el día de hoy le ayudará mucho.